En el entrenamiento es imprescindible definir desde DÓNDE PARTIMOS para establecer A DÓNDE QUEREMOS LLEGAR. La VALORACIÓN CONSTANTE de nuestra intervención es DETERMINANTE, porque nos va a permitir identificar las estrategias a emplear para la construcción de ejercicios en orden a que nuestros entrenados accedan a las capacidades de las que carecen: 

Y SI, LOS OBJETIVOS PUEDEN (Y DEBEN) CAMBIAR DURANTE EL PROCESO siempre que nuestro cliente nos haga ver que ES IMPRESCINDIBLE. No olvidemos que se trata de SUS OBJETIVOS, NO DE LOS NUESTROS.

Si queremos acceder con competencia a los planos FRONTAL Y TRANSVERSAL nuestro sistema necesita para su seguridad la ESTABILIZACIÓN INTRÍNSECA adecuada que facilite los ajustes necesarios en cada acción motora (centramiento articular) restableciendo las presiones intratorácicas adecuadas que permitan SENTIR cómo trabaja la MUSCULATURA CORRECTA: las COMPENSACIONES son un aprendizaje DE ALTO COSTE ESTRUCTURAL que siempre habrá que desaprender.

Que un ejercicio SE EJECUTE CON MAESTRÍA, FLUIDEZ Y CORRECCIÓN TÉCNICA DESDE EL PRINCIPIO es un bien escaso, y lo contrario debería ser el PRIMER INDICATIVO para regresarlo. Hacerse ciertas preguntas en la READAPTACIÓN y en las etapas en las que NO APRECIEMOS LA MEJORÍA que esperábamos es imprescindible para RECONDUCIR y SEGUIR AVANZANDO:

-Están integradas LAS BASES? Si es así, la MECÁNICA RESPIRATORIA debería SER LA CORRECTA.

-La gestión de la GRAVEDAD supone UN PROBLEMA estructural? Si la respuesta es afirmativa, por extensión, la incapacidad de controlar el PLANO SAGITAL va a suponer un HÁNDICAP EN EL RENDIMIENTO.

-EXISTE RIGIDEZ EN LA CAJA TORÁCICA? Si es así, la DISOCIACIÓN DEL TÓRAX Y LA PELVIS, base de nuestra locomoción y requerimiento específico para la expresión de la fuerza en el PLANO TRANSVERSAL necesaria en  las acciones deportivas más comunes (lanzamiento, carrera, golpeo, patada…) va a encontrarse seriamente comprometida.

Tenemos claro que la COMPETENCIA MOTORA no sólo depende de la carga, repeticiones, frecuencia, volumen…? Porque son sólo unas pocas piezas del puzzle.

Que no nos de MIEDO volver atrás.  Es donde suele estar LA RESPUESTA.

Publicaciones Similares