Cuando nuestro organismo está permanentemente bajo la acción de ESTRESORES que no es capaz de manejar (la GRAVEDAD el primero) y ni el descanso ni la prescripción del ejercicio son óptimos, nuestro sistema obvia la intervención de la CORTEZA PREFRONTAL, que es la organizadora de la ACTIVIDAD NEUROLÓGICA MÁS AVANZADA. No somos capaces de integrar correctamente los patrones de movimiento, que se organizan gracias a la COMPETENCIA SENSORIOMOTORA sobre el PLANO SAGITAL, para pasar a INSTALAR COMPENSACIONES que estructuralmente nos perjudican.

Bajo la DOMINANCIA SIMPÁTICA siempre hay una respuesta de LUCHA/HUIDA (FLIGHT/FIGHT RESPONSE), que se traduce en:

1️⃣EL ABUSO DEL PATRÓN EXTENSOR, que a su vez crea compresión sobre los ganglios simpáticos DISMINUYENDO DRAMÁTICAMENTE EL TONO VAGAL y originando un bucle de ACTIVIDAD HORMONAL SIMPÁTICA, que condiciona la posición de las costillas y conforma un tórax hiperinflado que NUNCA se acerca a la POSICIÓN EXHALATORIA, COMPLICANDO LA PERCEPCIÓN DEL SUELO, y por añadidura el acceso a las mecánicas de compresión (RI/ADD/EXT). 

Es importante recordar que EL PATRÓN EXTENSOR es la primera RESPUESTA ESTRUCTURAL a la acción de la GRAVEDAD, y si no estamos preparados sistémicamente para hacerle frente porque no existe un verdadero SOSTÉN DEL ESQUELETO AXIAL comandado por OIs y TVAs, el RECTO ABDOMINAL ASUME ESTÁ FUNCIÓN sin estar capacitado para ello y creando una IMPORTANTE COMPRESIÓN TORÁCICA ANTERIOR, nada interesante porque condiciona el acceso a la FLEXIÓN TORÁCICA implicando a la musculatura ACCESORIA DE LA RESPIRACIÓN.

2️⃣Los OIs y TVAs, que son SINERGISTAS del DIAFRAGMA PÉLVICO DURANTE LA EXHALACIÓN en orden a crear COMPRESIÓN Y PIA, PIERDEN VENTAJA MECÁNICA Y EL ILÍACO SE MANTIENE EN FLEXIÓN PERMANENTE, de manera que el diafragma pélvico permanecerá también EXCÉNTRICAMENTE SOBRECARGADO, TENSO Y DOLOROSO. Esto condicionará absolutamente la capacidad de producción de fuerza ya que no hay posibilidad de estabilización previa.

3️⃣Además, en orden a traer el CDM hacia ATRÁS, las rodillas se hiperextienden con la consecuente tensión en el cuádriceps y el desplazamiento posterior de la rótula, y los RE de la cadera se contraen concéntricamente comprometiendo la NUTACIÓN DEL SACRO Y LA POSTERIORIZACIÓN DE LOS ILÍACOS, necesario para que el GLÚTEO sea funcional en el plano transversal y extienda adecuadamente la cadera. 

Gestionar el estrés sistémico pasa por implementar la función PARASIMPÁTICA, donde nuestro mayor aliado es la RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA, en orden a manejar presiones, timing y frecuencia. 

Publicaciones Similares