Tanto la readaptación como el rendimiento deberían tener el mismo objetivo funcional: la EXTENSIÓN DE CADERA. El paciente de rodilla NO EXISTE.

Cuando la cadera se extiende, la rodilla se desbloquea. Los Isquios entran en función y restablecen el control. Sólo si la cadera se extiende, el CDM puede trasladarse de un lado al contrario.  Si accedemos a la extensión de cadera también lo hacemos a la rotación torácica y a la expansión posterior, facilitando el acceso al plano transversal FUNCIONALMENTE.

En el caso de los dominantes de CUÁDRICEPS, (básicamente todo el mundo que organiza una solución compensatoria a un glúteo incapaz) los ISQUIOS se comportan también como extensores de la rodilla, adelantándose posicionalmente al fémur. (HIPEREXTENSIÓN). La rodilla responde al fémur, y el fémur depende directamente de la posición del acetábulo sobre él; y cuando no se gestiona adecuadamente la carga gravitatoria, la rodilla EXPRESA lo que sucede en una cadera o en ambas.

En una PELVIS ANTERIOR, la rótula migra externamente debido a que el fémur rota hacia la línea media, y, especialmente en el LADO IZQUIERDO, la rodilla colapsa. 

Al perder por ende el control sobre el PLANO SAGITAL, el VASTO LATERAL del lado izquierdo comienza a controlar excéntricamente la RE de la cadera actuando como ROTADOR INTERNO, incrementando la presión sobre la rodilla: orientar excéntricamente el CUÁDRICEPS e inhibir la CADENA POSTERIOR es clave para comenzar a descargarla (90/90).

Sí conseguimos trasladar eficazmente el CDM a la izquierda, el ILÍACO IPSILATERAL irá a POSTERIOR en respuesta a la acción del GLÚTEO CONTRALATERAL que extiende la cadera (COMPRESIÓN POSTERIOR OUTLET👌🏻) y TFL, PSOAS y CUADRADO LUMBAR del lado izquierdo se inhibirán para permitir la acción de ISQUIOS y ADUCTORES junto con la colaboración del OBLICUO INTERNO: todas estas sinergias facilitarán la presurización de la cadera para que sea factible PERCIBIR EL SUELO en este lado.

Publicaciones Similares