Los individuos que muestran en valoración una dominancia clara del RECTO ABDOMINAL sobre la musculatura estabilizadora intrínseca (OIs/TVAs) son también aquellos que no no son capaces de aducir y controlar el PLANO FRONTAL, puesto que sus ILÍACOS, dispuestos en FLEX/RE/ABD, no les permiten el acceso al RANGO MEDIO y a la extensión de cadera, directamente relacionada con la FLEXIÓN TORÁCICA y la posibilidad de ALINEAR FUNCIONALMENTE tórax y pelvis (costillas en posición exhalatoria y expansión posterior).

Si queremos construir una ESTABILIZACIÓN REAL Y EFICAZ (y no nos interesa unCRUNCH ABDOMINAL que mantenga compensatoriamente retrasado el Centro de Masas) necesitamos que el ilíaco  ADUZCA, SE EXTIENDA (posteriorice) y ROTE INTERNAMENTE en orden a permitir ALCANZAR LOS 60º-120º de flexión de cadera: sólo así EL SUELO PÉLVICO PODRÁ ASCENDER conjuntamente con el DIAFRAGMA TORÁCICO.

Cuál es la condición SINE QUE NON para ello? 

LA INHIBICIÓN DEL RECTO ABDOMINAL.

Sólo así podrá restablecerse el soporte intrínseco, con la ayuda del ISQUIO PROXIMAL que se encargará de controlar la cadera (EXTENSIÓN-ILÍACO POSTERIOR) para que OIs y TVAs puedan tener la VENTAJA MECÁNICA NECESARIA y establecer, junto con la INESTIMABLE COLABORACIÓN DEL SERRATO y su acción sobre la RETRACCIÓN DEL TÓRAX,  el STACK que tanto necesitamos.

A modo de resumen, el trabajo abdominal ADECUADO no es para nada la programación ALEATORIA DE EJERCICIOS “DE CORE” : debería obedecer a la FUNCIÓN y a la posibilidad de PRESERVAR EL PATRÓN RESPIRATORIO DIAFRAGMÁTICO, clave en la ESTABILIZACIÓN.

Publicaciones Similares